Ícono del Cristo Orante - Capilla del Eremitorio, Monasterio del Cristo Orante

jueves, 6 de febrero de 2014



"En perpetuo movimiento interior, cuasimusical, siguiendo paso a paso el misterio litúrgico, la vivencia de lo trascendente, la iconosofía acompaña los vuelos del pensamiento y los rebasa en sus sombras reveladoras de lo invisible e inefable. La palabra traduce la forma lógica de la verdad; el ícono es su símbolo plástico, en el que se perfila el misterio; a través de su transparente corteza mundana, esculpe la última realidad inmutable, con la luz del Tabor teje su propia trama y detrás de los fenómenos hace traslucir el Cielo sobre la Tierra; de un trazo ágil -con la agilidad del Espíritu Santo- rasga el mundo y hace brotar la presencia trascendente. El hombre se habitúa a vivir en lo "totalmente diferente"; lo "sobrenatural" aparece sobrenaturalmente natural, familiar, íntimo, y se erige en norma de la existencia humana."

Paul Evdokimov.
La Ortodoxia


No hay comentarios:

Publicar un comentario