Ícono del Cristo Orante - Capilla del Eremitorio, Monasterio del Cristo Orante

sábado, 14 de febrero de 2015

Isaac el Sirio. Discurso 10 (Primera colección)

LA BELLEZA DE LA VIDA MONÁSTICA


Cómo salvaguardar la belleza de la vida monástica y cómo ella puede contribuir a que Dios sea glorificado.

El monje debe ser, en todo su comportamiento (shèma [1]) y en todas sus acciones, un modelo provechoso para todos aquellos que le miran, de tal suerte que, viendo todas sus virtudes brillar como rayos luminosos, los mismos enemigos de la verdad confiesen a pesar de ellos que existe para los cristianos una segura y firme esperanza de salvación, y acudan de todas partes hacia ése refugio. Así el poder [2] de la Iglesia será elevado por encima de sus enemigos, un gran número será tomado como ejemplo viendo las virtudes y querrán dejar el mundo,  y será venerado por todos por la belleza de su manera de vivir. Pues la vida monástica es la gloria de la Iglesia de Cristo.

2. Es necesario pues que los monjes tengan un bello comportamiento bajo cualquier punto de vista: debe elevarse por encima de todas las cosas visibles, evitar cuidadosamente toda posesión, despreciar completamente la carne, practicar el ayuno al más alto punto, perseverar en la hesiquía, disciplinar bien sus sentidos, velar sobre sus ojos, evitar toda discusión a propósito de los asuntos de este mundo, ser sobrio en palabras y puro de todo resentimiento, unir a la simplicidad el discernimiento, a un corazón ingenuo y sin desvíos una consciencia despierta y un espíritu vivo y penetrante. Debe también ser bien consciente de que la vida presente es efímera y caduca, y que muy cerca está la otra vida, la verdadera, la vida en el Espíritu. No debe ser conocido ni sobresalir entre los hombres, ni apegarse a algunos compañeros, ni unirse a quien quiera que sea. Debe perseverar  en la hesiquía en el lugar donde mora, huir constantemente de los hombres y perseverar con constancia en la oración  y en la lectura. No amar que se le honre ni recibir con agrado de los huéspedes. No estar atado a la vida presente. Soportar valientemente las pruebas. Mantenerse al margen de los rumores, de las noticias y de los recuerdos del mundo. Pensar sin cesar en su verdadera patria y tener nostalgia de ella. Tener un rostro afligido y marcado por la pena. Llorar sin cesar, noche y día. Y, por encima de todo, cuidar la castidad y purificarse de toda gula, evitando tanto los pequeños fallos como los grandes. Esto es, en resumen, la belleza [3] del monje y lo que testimonia a la vez su perfecta muerte al mundo y su proximidad a Dios.

3. Nosotros debemos pues pensar constantemente en todas estas virtudes y adquirirlas nosotros mismos. Y si alguno pregunta: “¿Qué necesidad tienes de enumerarlas en detalle y de dar este resumen, no es mejor hablar de una manera general?” Yo respondería que es necesario para que, cuando un hombre que se preocupa de su alma se examine  a propósito de tal o cual virtud -de la cual he hablado- para saber si ella le falta, esta lista le enseñe lo que le falta y le sirva de ayuda memoria. Pero cuando haya personalmente adquirido todo esto que ha sido escrito, incluso el conocimiento de lo que yo no he hecho mención le será otorgado. Él será entonces, para los hombres y para los santos [ángeles], un motivo de glorificación de Dios y tendrá preparado para su alma un lugar de reposo ante su partida de este mundo. A nuestro Dios sea la gloria por los siglos.


Discurso 10  de la Primera colección de Isaac el Sirio.
Saint Isaac le Syrien. Discours ascétiques (según la versión griega).
Traducción al francés, introducción y notas por P. Placide Deseille.
Monastére Saint-Antoine-Le-Grand y Monastére de Solan. 2011
pp. 127-128.



Notas:

[1] En el vocabulario monástico, el schèma es el hábito característico del monje. Aquí, Isaac emplea intencionalmente este término para significar que el verdadero schèma del monje es su comportamiento monástico.

[2] Literalmente, “el cuerno” de la Iglesia, expresión frecuente en la Escritura; cf. por ejemplo Salmos 88, 18 y 25; 131, 17; 148, 14.

[3] Según el siríaco. El griego tiene: “las virtudes”.



2 comentarios:

  1. Os dejo el enlace a mi blog porque os puede interesar. Recoge las últimas novedades en teología: http://teologiaenactualidad.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el enlace. Está muy bueno el blog. Espero que puedan seguir difundiendo textos de teología y profundizando algunos de sus temas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar