Ícono del Cristo Orante - Capilla del Eremitorio, Monasterio del Cristo Orante

martes, 3 de marzo de 2015

Testamento

Jean Lafrance


“Pedid mucho para que me convierta en Oración ante la faz de Dios. Me ha venido la idea de expresar este deseo en la forma del texto que sigue. Cuando os enteréis de mi muerte, he ahí mi testamento”
(de una carta)


Tú me sondeas, Señor, y me conoces.
Has puesto sobre mí tu mano.
Tú formaste mis entrañas,
Tú me tejiste en el vientre de mi madre.
Tú conoces mi corazón y cada mañana
Tú me llamas por mi nombre.
Te doy gracias por tantos prodigios:
soy una obra prodigiosa,
todas tus obras son maravillosas.

Tú sabes bien que no soy más que oración
delante de tu faz.

Padre, heme aquí, para hacer tu voluntad.
Que todas las acciones de este día
sean contadas como oración.
Que tu Espíritu me conceda el don de
la oración de Jesús.

Sondéame, oh Dios, conoce el fondo de mi corazón.
Escrútame, conoce mi afán;
Preserva mi corazón del orgullo, no me abandones a los deseos de la carne, mira que mi camino no sea fatal, guíame por el camino de la vida.

Yo no soy más que oración delante de tu faz.

(del salmo 138)
Navidad de 1978.



Jean Lafrance
Día y Noche
Ed. San Pablo, Madrid 1993
Pp121-122


No hay comentarios:

Publicar un comentario