Ícono del Cristo Orante - Capilla del Eremitorio, Monasterio del Cristo Orante

sábado, 10 de junio de 2017

"... sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen Huésped."



Ya sabéis que Dios está en todas partes. Pues claro está que adonde está el rey, allí dicen está la corte; en fin, que adonde está Dios, es el cielo. Sin duda lo podéis creer, que adonde está su Majestad, está toda la gloria. Pues mirad que dice san Agustín que le buscaba en muchas partes y que le vino a hallar dentro de sí mismo. 

¿Pensáis que importa poco para un alma derramada entender esta verdad, y ver que no ha menester para hablar con su Padre Eterno ir al cielo, ni para regalarse con Él, ni ha menester hablar a voces? Por bajo que hable, está tan cerca que nos oirá; ni ha menester alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen Huésped; sino con gran humildad hablarle como a un Padre, pedirle como a un Padre, contarle sus trabajos, pedirle remedio para ellos, entendiendo que no es digna de ser su hija.

Santa Teresa de Jesús 
Camino de Perfección
Cap. 28, 2.


No hay comentarios:

Publicar un comentario