Ícono del Cristo Orante - Capilla del Eremitorio, Monasterio del Cristo Orante

lunes, 28 de agosto de 2017

Diálogos con Abba Paisios del Monte Athos



+ Sin iluminación divina el conocimiento termina en desastre +

- Todo mal comienza en una mente que se concentra sólo en el conocimiento científico  pero está totalmente alejada de Dios. Es por esto que es difícil para los científicos encontrar paz y equilibrio interior. En cambio, cuando la mente gira en torno a Dios y se santifica, la ciencia puede ser usada para cultivar nuestra vida interior y beneficiar al mundo.

- ¿Estás diciendo, Geronda, que la ciencia no ayuda a la gente?

- No. La ciencia puede ser de gran ayuda, pero también puede confundir mucho a la inteligencia. He conocido almas que tenían gran claridad mental a pesar de tener una educación básica. Cuando las mentes que han sido confundidas por la ciencia reciben la gracia de Dios se vuelven portadoras de una claridad que mejora mucho su trabajo.

Pero si sus herramientas no están santificadas, si a su conocimiento le falta santidad, este conocimiento sólo servirá para cosas seculares; no tendrá ningún tipo de impacto espiritual.

Nuestras herramientas espirituales pueden ser rápidamente santificadas si tenemos el tipo de preocupación adecuada. Los científicos y la gente educada que coloca en primer lugar su educación interior, la educación de sus almas, e incluso usa su educación externa para beneficiar su educación interna, se transforma espiritualmente rápido.

Si ellos también luchan por vivir espiritualmente, entonces también pueden ser un ejemplo positivo para la gente, porque pueden remover el infierno de la ansiedad de los corazones humanos y abrir el camino para el gozo celestial.

También puede darse que aquellos menos educados tengan menos diplomas, pero al estar llenos de la gracia divina en lugar de títulos, pueden ayudar realmente a los demás.

El mundo está lleno de pecado, por lo que más necesitamos es rezar y tener una vida espiritual.

Todos estos libros son como el papel dinero. Sólo tiene valor si hay reservas en oro en nuestro “banco” interior. Por tanto, debemos descender a la “mina” de nuestra alma y trabajar duro.

Recuerdo un viejo monje, en el monasterio de Esfigmenou del Monte Athos, que era tan sencillo que pensaba que “Ascensión” era el nombre de una santa. Él le rezaba a ella con su chotki: “¡Santa Ascensión, intercede por nosotros!”

Una vez, este monje tenía que alimentar a un hermano que estaba en una enfermería, pero no había comida. El viejo monje bajó las escaleras, abrió una ventana que daba al mar, estiró sus brazos y suplicó: “¡Ascensión, oh santa mía, dame un pescadito para el hermano!” Y enseguida, ¡qué milagro!, un gran pez saltó del mar directo a sus manos. Los que lo vieron se quedaron anonadados, pero él sencillamente los miró sonriendo como diciendo: “¿Qué tiene de extraño lo que acaban de ver?”

Ahora mirémonos a nosotros. Puede ser que sepamos todo acerca de los mártires y la vida de los santos, o acerca de cuándo y cómo ocurrió la Ascensión, y aún así, ¡no podemos atrapar ni un pecadito!

Estas son las cosas paradójicas y extrañas de la vida espiritual. Estas son las cosas que las mentes de los intelectuales, centrados en sí mismos y no en Dios, no pueden explicar porque su conocimiento es de este mundo, es estéril. Sus espíritus están enfermos de secularismo y sus mentes vacías del Espíritu Santo.


+ Santifiquemos el conocimiento +

Conocimiento y educación son cosas buenas, pero si no son santificadas, serán cosas desperdiciadas que llevan al desastre.

Un grupo de estudiantes universitarios vinieron a mi Kaliba un día, cargados de libros. Me dijeron “Geronda, hemos venido a conversar sobre el Antiguo Testamento contigo. ¿Dios permite el conocimiento, no?

- “¿A qué tipo de conocimiento se refieren?”, les pregunté, “¿conocimiento adquirido con la mente?”

- “Sí”, contestaron.

- “Este tipo de conocimiento”, les contesté, “los llevará hasta la luna, pero no los llevará a Dios”. Es bueno tener un cerebro e ir a la luna y gastar billones de dólares en combustible. Pero es mucho mejor tener los poderes espirituales que elevan al hombre a Dios, su último destino, con tan sólo un poco de combustible, con un simple pedazo de pan seco.



“With Pain and Love for Contemporary Man”.
Elder Paisios of Mount Athos,
Spiritual Counsels 1;
Hoy Monastery “Evangelist John the Theologian”;
Souroti, Thessaloniki, Greece.
Pp. 236-238.240

Descargar artículo


No hay comentarios:

Publicar un comentario